COVID-19 y Brexit. ¿La tormenta perfecta para la investigación clínica en Reino Unido o su mayor oportunidad?

March 29, 2021

El 23 de marzo de 2021 marca el primer aniversario de la decisión del gobierno del Reino Unido de cerrar el país como resultado de la pandemia global de COVID-19. El hito ha estado marcado por un minuto de silencio en todo el país y el encendido de una vela en muchos hogares. Ha sido un año extraordinario por muchas razones. Reino Unido ha tenido que lidiar con el impacto social y sanitario de una pandemia mortal a nivel mundial, además del impacto económico de retirarse de la Unión Europea después de más de 40 años.

Únicamente el acontecimiento de uno de estos eventos significativos por sí solo sería ya un motor para un importante cambio. El resultado de ambos al mismo tiempo ha sido muy significativo para todos los aspectos de la vida, pero particularmente para la salud y, por asociación, para la investigación clínica.

La salud pública en el Reino Unido se ha visto enormemente afectada y el efecto de que el NHS haya tenido que soportar los altos niveles de infección por COVID 19 y la cuarta tasa de mortalidad per cápita más alta a nivel mundial 1, significa que el tratamiento de otras afecciones y otros servicios ha tenido una prioridad menor en los últimos 12 meses. El efecto dominó de esto significa que los cuidados no agudos y otras iniciativas, como la innovación digital y los programas de tecnología. tienen, por ahora, una baja prioridad en el servicio en este momentos, y es probable que esto continúe hasta 2021 y 2022 mientras el NHS se pone al día. Sin embargo, como veremos, la necesidad de una mejor adopción y uso de la tecnología se ha convertido en una necesidad real y urgente a medida que los servicios de salud intentan gestionar la creciente demanda de pacientes con recursos decrecientes.

La forma en que vive la gente y la forma en que se hacen los negocios ha cambiado para siempre. Zoom, Microsoft Teams y Google Meet ahora forman parte del día a día de todos, no solo de la comunidad empresarial. Este cambio, tanto como cualquier otro, ha influido en la investigación clínica y sanitaria. Según una investigación del Royal College of General Practitioners, en el Reino Unido, más del 70% de las consultas diarias entre médicos y pacientes se realizan ahora de forma remota, un cambio completo con respecto al año anterior, cuando alrededor del 70% eran cara a cara 2. El uso de tecnología para administrar los datos de los pacientes y una mejor adopción de la telemedicina se ha normalizado rápidamente en la prestación de servicios de salud. Esto tiene implicaciones positivas para empresas como IOMED que, si bien no están directamente involucradas en la prestación de atención al paciente, está superando los límites en la forma en que la atención médica utiliza y administra los datos de sus pacientes.

En la investigación clínica, el reclutamiento remoto eficaz de pacientes para estudios se ha convertido en uno de los temas más comentados en la comunidad investigadora. El hecho de que las personas hayan tenido restricciones de viaje ha dado lugar a una aceptación más rápida de la tecnología y los métodos alternativos de participación del paciente y el sujeto. Los resultados informados por los pacientes y los datos del mundo real se están convirtiendo en la norma, y ​​tanto los patrocinadores como los reguladores ahora los aceptan más fácilmente como fuentes válidas para la obtención de datos.

El mercado de ensayos clínicos del Reino Unido tiene un valor estimado de 3.200 millones de euros y es el más grande de Europa y, a nivel mundial, solo superado por los Estados Unidos 3.Sin embargo, esta posición ya está amenazada, ya que, cada vez con más frecuencia, se ve como un lugar con dificultades para llevar a cabo investigaciones. Un informe del Foro Económico Mundial muestra que el Reino Unido ocupa el octavo lugar en el Índice de Competitividad Global 4. Además, el Brexit ha hecho de este un problema aún más acuciante.

Un informe encargado por Cancer Research UK (CRUK) para explorar los impactos del Brexit en el futuro de los ensayos clínicos en su conjunto y los ensayos de cáncer en particular en el Reino Unido (Reino Unido) y la Unión Europea (UE), concluyó que hay cinco áreas que el Reino Unido debe abordar si la investigación clínica quiere mantener o aumentar su posición de competitividad después del Brexit.

  • Regulación.
  • Mano de obra.
  • Financiación.
  • Acceso a medicamentos.
  • Datos.

El informe, además, afirma que existe una clara necesidad de:

“Un enfoque más ágil y eficiente… para permitir la recopilación y el intercambio efectivo de datos anonimizados de pacientes y ensayos mientras se protegen los derechos e intereses de los pacientes”.

Además, para tratar de ayudar a mantener el liderazgo del Reino Unido en el campo de la Investigación Clínica, el informe de la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica (ABPI) sobre ensayos clínicos en el Reino Unido ha incluido una iniciativa:

“Aprovechar la infraestructura de datos del Reino Unido para la Investigación y el Desarrollo de medicamentos a través de datos bien gobernados con acceso adecuado a los datos de salud para la industria, con el apoyo de una fuerza laboral bioinformática debidamente capacitada”

Está claro que existe un deseo de cambio y de utilizar mejor la información y los datos que tiene el Reino Unido para asegurar su posición de liderazgo en investigación clínica.

¿Qué es lo siguiente?

Lo que surge después de un año difícil y confuso para la gente y los negocios del Reino Unido es la necesidad de avanzar y tratar de volver a la normalidad mientras se aprenden lecciones de todo lo que ha sucedido. Para una empresa como IOMED, ​​es una gran oportunidad para ayudar a responder a los desafíos de cómo realizar una investigación clínica mejor y más inteligente. Nunca ha estado tan arriba en las noticias, con el público en general discutiendo la eficacia clínica y los datos epidemiológicos. ¡Eso no es algo que no hubiera creído tiempo atrás!

Para la comunidad de investigadores, la oportunidad debe ser captar y utilizar el interés y la buena voluntad del público hacia la investigación clínica. Las personas reales con condiciones reales crean datos del mundo real. Parece que en el Reino Unido hasta el momento nunca ha habido una mejor oportunidad para hacer uso de eso.

[1] Statista (Marzo 2021). Coronavirus (COVID-19) deaths worldwide per one million population as of March 29, 2021, by country. Disponible en: https://www.statista.com/statistics/1104709/coronavirus-deaths-worldwide-per-million-inhabitants/

[2] Royal College of General Practitioners (30 de abril de 2020). Around 7 in 10 patients now receive GP care remotely in bid to keep patients safe during pandemic, says RCGP. Disponible en: https://www.rcgp.org.uk/about-us/news/2020/april/around-7-in-10-patients-now-receive-gp-care-remotely-in-bid-to-keep-patients-safe-during-pandemic.aspx

[3] ABPI Clinical Trials Report ( Septiembre 2019). Clinical trials How the UK is researching medicines of the future. Disponible en: https://www.abpi.org.uk/media/7607/rmi-0128-0919-clinical-trials-report.pdf

[4] Global Economic Forum (2019). The Global Competitiveness Report 2019. Disponible en: http://www3.weforum.org/docs/WEF_TheGlobalCompetitivenessReport2019



Image Description

John Buchan

UK Sales Manager